domingo, 23 de julio de 2017

Dejarse ser por la vida

I

si volviera a nacer
confiaría en los hombres
descansaría en ellos
como unos pies descalzos
en noviembre
tardecita tranquila olor a yuyo
                   
a la vera del río


II

debajo de mi nombre
entrañas
grillos
mantras
en la noche
silencios plenos de voces naturales
luces
agua
oscuridad que quiero ver
soltar
dejar
primero ver
en mí
soltar
dejar

oír los grillos en la noche



III

mi casa es todo
           lo que existe

C.


Memorias infantiles

I

hace noches soñé con dos hombres que me atraen

te elegía a vos

jugamos a querernos

fue bonito

II

me cautivan tantos hombres
me atemoriza
escoger uno
y equivocarme
escoger uno
y entonces
no poder
escoger otro
y así
al final
los dejo a todos
me dejan todos

y me da pena

C.

lunes, 17 de julio de 2017

Integración II

hay en nosotros
     lágrimas de risa
problemas inventados
danza
leche
noche
pan
años de intemperies imposibles
días de escrituras interiores
                       transformaciones
                                  trasplantes
                                      crecimientos

son
apenas sé
perdones
abundancias
despertares

alcance
y referencia
                de sueños

C.


Integración I

era julio y mi batalla de meses
pero cuando me juntó
musical
pero cuando me acerqué
despaciamente
             atravesando el miedo

quedamos
            nosotros

empezaron los recreos
estas calles que sorteamos
y la oportunidad
de un hogar anfibio

así
a veces
esparcidos
verticales
recostados
    nos
buscamos
              lluvia
                      sí o sí

C.

domingo, 9 de julio de 2017

También

amanecida triste
como enferma de soberbia
creyendo que las cosas debieran ser distintas
como si poseyera algún criterio
establecido
sabio...
triste
como una ropa rota
descocida
que alguna vez fue bella
triste
como un cuerpo extrañado de sí mismo
irrespetuoso
triste
distinta de una hoja
diferente del río
separada de todo y cada cosa
triste
humanamente triste
sin motivo
o con cualquier motivo
triste
durante tantas horas
pesada de las piernas a la nuca
dolorida de adentro
triste
amanecida triste
recordando lo triste
percibiendo lo triste

como una nebulosa

C.

lunes, 3 de julio de 2017

Sembradío

                 en memoria de la Maite Amaya con humildad y gratitud por su experiencia vital esparcida en este espacio-tiempo

como ella decía
                  naufragar
de la identidad sabida hasta el momento
remar desconociendo el puerto último
inaugurando el viaje que se emprende
animarse a irse así
de la comodidad ajena
de los prejuicios y juicios
de los preceptos y culpas
de las ideas de bien
de las ideas de mal
de las ideas de sexo
de las ideas de límite
de las ideas de Dios...

para aprender la propia coherencia
para asumir la propia dignidad
la propia sobra y el sol
el propio río y sus piedras
el propio andar y sus muros
         y sus flores y pájaros y lodos
la liviandad y el peso de la huella
en el hacer con otros y con otras...
irse
para venirse acá
para sentirse ahora
para atreverse a ser
lo que se es
en cada tiempo
como una revolución individual
respetuosa
libertaria
espiritual
política
amorosa
como el único aporte
como el único flujo en el flujo vital
en el despertar consciente
de la mente silvestre y poderosa
más allá de la sangre y en la sangre
regadora
de todas
      las semillas

C.

Atemporales

          a Mauro y Maruja 

viajan mis hermanos
juegan
prueban
meditan
bailan
cada sentí-metro de luz
su melodía
-honestamente-...
se encuentran donde el dolor y el fuego
para entenderse ahí
para sanarse ahí
para crear
para mirar más allá de los contornos
                             la inocencia continua...

donde se creen otro son lo mismo
danzan la misma pieza
apuestan al amor
                a la alegría
saben que están acá
                   para nacer

C.


domingo, 2 de julio de 2017

Credo

I

creo en María Magdalena
la Mujer Dios
predicando en la llanura
en la montaña
creo en María Magdalena
la compañera de Jesús
creo en la completud de la verdad
el yang y el yin
el infinito
la ley de la atracción
la ley de la energía en mutación constante
el peso del inconsciente colectivo
la posibilidad de despertar
las creencias madres hijas de mi tiempo
el cuerpo y sus muertes
el amor

expresándose en todo lo que vibra

II

creo en Sara
que cree en la iglesia en la que yo no creo
creo en sus palabras y en sus ojos
creo en sus 91 años de andar
creo que Sara es tan Dios como su Dios
me basta sentarme a su lado para sonreír

no le digo a Sara mis palabras herejes
las escribo en soledad
                         la reverencian

C.