lunes, 5 de junio de 2017

Herpes Zóster II (Crónica )

un día me desperté
leí una noticia
sentí miedo
y me empezó a doler el ojo
-tuve una nube en mi ojo derecho
de ver afuera
temporaria
una lesión al centro de la visión
según la oftalmóloga-
al principio pensé que era una araña
nueve días estuve así
con la frente hinchada
con el ojo hinchado
toda picosa
reteniendo el impulso de rascarme...
nueve días estuve así
porque soy un poco terca
y porque suelo esquivarle a la consulta médica tradicional...
nueve días estuve así
con el monstruo jodiendo y saliendo hacia afuera
haciendo las mil cosas sin pararme...
al día diez me agoté
me golpeé me ofusqué me perdí me ablandé y moqueé y lloré
más de dos ríos
porque no daba más
aunque suelo ser dura...
al día once la araña resultaba ser hérpes
-explicó el dermatólogo-
un virus violento reincidiendo
desde la varicela de los 4 ó los 5
-tuve una nube en mi ojo derecho
temporaria
una lesión al centro de la visión
con diagnóstico permanente
según la oftalmóloga
especialista en ello-
al día quince el herpes seguía siendo el herpes
y mi ojo derecho en su bendito nombre
tenía dos úlceras nuevitas
como recién salidas del infierno
a estrenarse un viernes de sol pleno
como dos cuchillos lacerates...
me buscaste para llevarme al médico
me auxiliaste en el horror
y mientras yo lloraba mares
en silencio
transida de angustias ancestrales
y me arrimaba al miedo como a un pozo sin fondo
al que se está cayendo
inesperadamente
vos rezabas para adentro
y en silencio

- tengo un insignificante vapor de agua en mi ojo derecho
temporario
un insignificante rastro de lesión
en la visión que recupero
cotidanamente-
al día treinta y cinco de todo escribo esto
agradecida en lo hondo a cada cosa...

entre las fundamentales tu presencia
entre las anecdóticas los anteojos de risa
entre las trascendentales
         el silencio
nuestra entrega a lo grande
esta opción de la calma

meditar respirar agradecer

el amor de la gente

la alegría en el caos

el poder de la vida

tu oración

C.