sábado, 28 de junio de 2014

Conversaciones II


                               a la hermanita leti

es extraño pero el verano y el dolor
tienen la misma prensa
o distinta pero mucha
nos preguntamos
entonces
qué pasaría
si en los días grises atemporales
hiciéramos tanto el amor
y tiráramos poemas en las plazas
y tuviéramos estufas a leña
o acostumbráramos a hacer fuieguitos en el patio de nuestras casas
u olvidáramos el terrible placer en el dolor
y concentráramos el placer en la alegría
de manera desaforada
o ni siquiera desaforada
apenas
por más tiempo

C.

lunes, 23 de junio de 2014

Poema para saludar al sol

los hermanitos salen a hacer el día
con la ropa de laburo y la cara lavada
van a cruzar la pena de punta a punta
van a cruzar los llantos ida y vuelta
y todavía
cuando se miren a los ojos
se van a sonreir como alentando
reconociéndosé el sueño colectivo
mientras levantan hogares
o cosechan la tierra sin agrotóxicos
o toman la calle
o discuten en plenarios la justicia concreta
o se palpan el cuerpo con amor
o enseñan aprendiendo
o atienden escuchan al vecino
o hacen artes generosos
o creen en sí mismos
en que son luz que se contagia
y se encuentran en los otros diferentes
y se mueven
con la estrategia libre de los pájaros
es decir la de volar
un rato solos y un rato en las bandadas
y ven más allá del monte
lo que ofrece la pacha madre nuestra
el abrazo fraterno
la tradición oral de abuelos de los abuelos
la crecida del río inalambrable
por eso
auque a veces me pierda entre los gritos
y me olvide de ser prensa de las buenas noticias
por acá mis hermanos
andan haciendo el día
y cuando pueda contarles la belleza
contarles su propia belleza derramada
como agua transparente para el pueblo
pondré mis palabras en la mesa
obsequio pequeñísimo
apenas
como un gracias
como un beso de niños
                        en la frente

C.

Relatos de un sueño II

soñé con una "fiesta negra"
caté
de drogas y sexo efímeros
voletos de ida al tren fantástico
exhuberante nulo
me quedé en la puerta
en el sueño me quedé en la puerta
estaba como soy
vestida con andrajos
con los pantalones rallados que hace diez años uso
porque los veo ahí
en el ropero
cada tiempo de frío
con esa ropa estaba en el sueño esperando afuera
mientras todos pasaban
con los trajes del caso
sensuales
finos
exultantes
hasta que tuve miedo
el miedo de la calle oscura y sola
el miedo de alguien entrando en esa calle
mía
entonces
aproveché un descuido y me colé veloz
y me enrosqué en la cárcel
de escaleras sin sentido
besé a un extraño
empecé a acostarme con un extraño
que ni siquiera hablaba el mismo idioma
de los cuerpos
pero no he aprendido a perder el tiempo demasiado
así que seguí
busqué el signo de la luz
y llegué a una terraza de gente de apariencias frescas
que tomaba aire mientras charlaba de cosas que no importan
y eran dos amigos
bellísimos niños con las caras lucientes
uno hablaba conmigo y en sus ojos de sueño
se dejaban mirar las olas lentas
hasta que el otro inició algún gesto
dió la pista de entrada
se hizo entender y el otro
sonrió infantil
jugando
gozando desde antes el momento previsto
y el niño
el otro niño de pronto en la cornisa
saltando leve perdiéndosé a los ojos
y yo
llorando cual criatura
sin consuelo posible
cayendo en el abismo de gritos incallables
pidiendolé todísima la piedad al mundo
y el otro niño
el otro niño que quedaba
abriendo los ojos
con mis ojos
reconociendo el adios definitivo
la muerte no es
no puede ser
jamás
un goce
      estético

C.

sábado, 21 de junio de 2014

Ingenuidades políticas

escribir la bronca
escribir el odio en las penumbras del hombre
el dolor antiguo
-Basta Ya!
¡no se cansaron
               todavía?-
-quiero mudarme de planeta a veces-
escribir la bronca
grito mudo
presencia de ausencias permanentes
absolutas casi
escribir la bronca
-no para que aplaudan
no para que sienta el gozo de decirla-
escribir la bronca
en el deseo
de conjurar su sombra áspera
como los viejos la lluvia con el cuchillo en tierra
o el empacho curado por las manos sabias
o la vela encendida en medio de la noche
niñamente
ingenuamente
únicamente
esperanceando..
para pedir
            amor

C.

Argentinitos de las plazas nuestras

la chicuelada sucia
ojos de caramelo
sueño de vientre cálido
esperanza del mundo sin ajar
en medio de la ajada inmensísima
del hueco intenso y hondo
chicuelada argentina
peronismo de niños en la calle
alzando la bandera que la muerte no pasa
ni con toda la muerte
chicuelada de barrio populoso
angelitos de luz en las orejas
hijos nuestros paridos a desgano
o a fuego
que quedaron sonriendo alguna cosa
solos


a ustedes les cuento
mendruguitos
de mala madre que soy
que no aprendí todavía las canciones de cuna
que les den de comer
la luna
el sol con su cara de algodón amarillo
pan
y leche
de mis pechos
                  simples

C.

Fidelidades

te ví la cara y los tobillos
te ví desnuda
insignificante y enorme
te supe y pensé
pensé que nunca
que nunca te voy a dejar
pequeñita ala en vuelo raso
niñaza arcoíris y fantasmas
hijita y madre mía
poesía zapato de mis pies
único zapato en el que quepo toda
en el que entiendo el mundo
y digo
palabras
palabras chiquitas como un triciclo verde
palabras de llanto pidiendo por mamá
mamasita de los marginados
de los niños con sueños frágiles y niños
de los locos de amor
de los locos de hambre
amando alimentando al mundo
nunca gateante y anciana
nunca humildaza y simple
nunca zapatito gastado
por donde cuelo vientos
y siento los pastos humedísismos
y las raíces creciendo
y los hermanos llegando
siempre
      nunca


C.

lunes, 16 de junio de 2014

Andando

noto que algo casi imperceptible está cambiando
ya no sé las numeraciones de las calles
ni las manos y contramanos
no presto atención más que al camino que me lleva de un sitio hacia otro sitio
de la casa a la escuela por ejemplo
y varío las cuadras a mis ganas
y pateo horas sin apuro
con el mate latiendo entre los dientes
me dan cada vez más vértigo los tacos
necesito intensamente la tierra por los pies
rompí el teléfono y no he comprado otro
vuelvo a aprenderme algunos celulares
elijo trabajar menos y cobrar menos
para tener el tiempo de besar
me gustan las noticias de boca en boca
y me voy despidiendo poco a poco
para saludar de pronto nuevamente
reconozco mi inocencia saltando en las veredas
mis caprichos y verdades arraigadas
y también las mudanzas y los ciclos
pero hay otras cosas que no cambian
como mirar con amor innegociable
a los hombres criados en las cuna de lata
o que eligen el barro pese a todo
a los hombres ni viejos ni adolescentes
a los hombres niños soñadores
con su bronca incansable
jugando a ser más libres y sinceros
y a las mujeres lobas madres hijas
que saben ser auténticas y bellas
en su propio parámetro en su talle
tan áspero y flexible a su medida
como prefierir lo popular y colectivo 
y un arte más sencillo
plagado de magia humana simple
o afirmar que mis hermanas me dan orgullo
como el sol que calienta mi bandera
y que mi padre y mi madre son las suelas 
y las ganas de girar hacia mis rumbos
que no sé muy bien qué ofresco a los amigos
pero sé perfectamente que me enseñan
porque veo su belleza más profunda
y que no voy a recular en la montada
que banco a los compañeros más que a los ratis
incluso a los que con cara tapada tiran piedras
ante la barrabasada general
ante la injusticia demasiada
y el cansancio de luchar meses y meses
viviendo en una carpa en una ruta
con toda la intemperie haciendo cayo
mascando soledad y soñando pueblo
banco a los compañeros presos cuyos trapitos son otros que los míos
cuyas maneras son distintas a mis lógicas
banco a los compañeros que están en bower
por quemar dos chapas y arrojar tres piedras
y ser boicoteados por la yuta y por los medios de desinformación
banco a los compañeros que levantan los ojos
porque no haya más niños infectados
recibiendo la muerte prematura
como riesgo aceptable de saqueos monsanto
banco a los compañeros con su mal menor irrelevante
ante la abolición de las bestiales leyes represivas y monopólicas
banco a los compañeros a los hermanos
que con todos los errores los aciertos
se la andan jugando
                     por la vida

C.